Alejandro Palomas, Quiero


ALEJANDRO PALOMAS
Quiero
Poesía reunida (2012-2018)
Vandalia, Sevilla, 2018. 204 pág., 12,90€
«Pedir / que nos den despacio la vida / para que tarde / en irse. / Las flores / las ponemos nosotros». Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es un novelista consagrado. Sin querer, encasillamos a los escritores en géneros, lo que es un prejuicio castrador. Ahora Palomas ha publicado su poesía completa bajo el título de Quiero. Y es cierto que no es una poesía convencional (suponiendo que haya una poesía convencional). Escribe poemas telegráficos, de muy pocas palabras por verso, que son más mentales que sensoriales, que frecuentemente se acercan al aforismo porque cargan más reflexión que detalles. Y sin embargo, en la poesía de un novelista, a veces se puede ir a pescar y se sacan peces: «Quise aprender / el amor sin condiciones. / Amé. / Desamé. / Primerizo. / Voraz. / Dolió. / Repetí. / Insistí. / Amé más. / Distinto. / Dolió más. / Distinto». Igual de esquemáticos, los títulos, que más parecen epígrafes de notas para un libro, tampoco ayudan a singularizar los poemas. Hay que entrar hasta el fondo y mojarse bien en la acumulación para ir celebrando hallazgos: «Confundir el amor / con la querencia. / Eso hizo. / Envidió en secreto / el valor de todo cuanto / nace, vive y muere / sin permiso. / Confundió saludo y bienvenida, / la sonrisa y la mueca, / el destino y la fatalidad. / Vio vacío donde había / solo hueco, / blanco donde limpio, / duda donde miedo». Poesía lapidaria, distante, cerebral, pero poesía: «Y la madurez fue solo eso: / más años. / Más ruido. / Más preguntas. / Menos vida». El amor y la muerte son los dos temas sobre los que orbitan sus notas, dos temas que van cerniéndose el uno sobre el otro a medida que la vida pasa y la madurez va tiznando con su dramatismo lo que antes parecía volátil: «Quizá sea cierto que / amar no consiste en / tener amor, / sino en mantener viva / la curiosidad en él…». También, poco a poco, va insinuándose la biografía personal, en rendijas, casi intuiciones, y entonces el lector comprende la falta que le hace a la poesía el asidero, el detalle: «Hay quien vive ocultándose / de lo que no vive».

Ana Isabel Conejo, Concierto para violín y cuerpo roto


Foto: David Blanco
ANA ISABEL CONEJO
Concierto para violín y cuerpo roto
Hiperión, Madrid, 2018
«Hasta podría hacer pan con la harina / de mi seno perdido. / Hasta podría alimentar a un pueblo, / querer de nuevo a algunos muertos, / construirme una casa en las canciones / que cantaba mi abuela».

Pedro Sevilla, Para cuando volvamos

Foto: Juan Mariscal
PEDRO SEVILLA
Para cuando volvamos
Renacimiento, Sevilla, 2018
«Un caracol que cruza el frío mármol / de una tumba olvidada / una vacía tarde de domingo. // Y también estos ojos que lo miran cruzar».

Revistas poéticas


En el sentido del reloj, portadas de los últimos números de Sibila,
La galla ciencia, Azaharanía, Barcarola y 21veintiún versos
«Son los golpes y las dificultades los que nos dicen si llegaremos a ser conocidos y si nuestro destino puede ser ejemplar, como una estrella», dice John Ashbery en el número 8 de la revista La galla ciencia, un número que hace «antología de los poetas marcianos». Está centrado en el octavo pasajero, el alien, con una portada de color pistacho que es el color de la radiactividad en los Simpson, y dedicado a la memoria del poeta visionario Rafael de Cózar. Es el canto del cisne de esta revista murciana, que se despidió en marzo con un artículo titulado Los paraísos duran un instante. En el efímero mundo de las revistas poéticas, esa fulguración es útil. Sirve para relacionar a escritores, que muchas veces no se conocen entre sí, en torno a un tema obligado o simplemente en el cobijo de unas páginas cordiales. Hay quien dice que las revistas poéticas son el último reducto de las vanguardias del género. A menudo sus promotores solo intentan crear una obra de arte coral, un objeto delicado y hermoso. Son más numerosas de lo que parece. Forman legión, aunque invisible fuera de los círculos literarios. Últimamente ha caído en mis manos la última entrega de la valenciana 21veintiúnversos, que alcanza cinco ediciones sumando veintiún firmas diferentes en cada tirada. Surge desde el desvelo de Juan Pablo Zapater, Víctor Segrelles y su selecto equipo. También llegó en febrero el número 15 de la castellonense Azharanía, que se cuece en la tertulia poética El Almadar y que capitanea el artista todoterreno Marcelo Díaz. Y llegó el Cuaderno ático de Juan Manuel Macías, otro poeta y filólogo activista que lo mismo traduce con primor a los griegos que ejerce de tipógrafo y no para en Internet. En primavera/verano ha lanzado el número 9.5 de su Cuaderno. Y ahí están, cuidadas y bien respaldadas por las instituciones, la albaceteña Barcarola, de Juan Bravo, (número 89) y la sevillana Sibila de Juan Carlos Marset (55). Son ya dos bibliotecas en sí mismas. Aportan traducciones inéditas, dossieres y hasta un disco. Abarcan todos los géneros, pero le reservan su trono a la poesía.

Edith Södergran, Antología poética

EDITH SÖDERGRAN
Antología poética
Edición de Jesús Pardo
Visor, Madrid, 2018, 148 pág., 12€
«En mis hombros vi polvo, y en polvo se deshacía, / mi belleza solo esto deseaba: desaparecer. / ¡Abrázame tan fuerte que nada necesite!».

Irene Sánchez Carrón, Micrografías

IRENE SÁNCHEZ CARRÓN
Micrografías
Visor, Madrid, 201872 pág. 12€

«Al fondo, allá en el valle, bajo un árbol de plástico, / una mujer hermosa, de mirada enigmática, / ofrece al compañero una manzana roja / que él se acerca a la fibra de los labios».

Ana Ilce Gómez, Poesía reunida

ANA ILCE GÓMEZ
Poesía reunida
Pre-Textos, Valencia, 2018. 164 pág., 17€

«Medir el tiempo es el quehacer / de los que no han amado».

Sharon Olds, El salto del ciervo

Foto Marcus Man, Vogue
SHARON OLDS
El salto del ciervo
versión castellana de Joan Margarit y Eduard Lezcano
Ítitur, Tarragona, 2018. 130 pág. 16€
«Y lo sé, lo sé, debo poner / mi matrimonio muerto fuera en el porche / al sol, y dejar que quien pueda venga / y se alimente con él -lo cambie, lo devuelva / a aquello de lo que fue compuesto, / a la fuente de luz que lo hacía brillar».

Jordi Doce, Libro de los otros

Foto: Ricardo Solís / La Nueva España

JORDI DOCE (traductor y antólogo)
Libro de los otros
Trea, Gijón, 2018. 420 pág. 25€

«¿Aceptarás conmigo ese sendero / que existe solo cuando lo pisamos?». El poeta Jordi Doce (Gijón, 1967) ha ido acumulando en su blog Perros en la playa sus propias versiones en castellano de poemas que ha ido leyendo en inglés.

Martín López-Vega, Gótico cantábrico

MARTÍN LÓPEZ-VEGA
Gótico cantábrico
La Bella Varsovia, Madrid, 2017, 124 pág.12€

«Las alas que llevamos a la espalda y nunca usamos / se atrofian y duelen como si fueran algo ajeno / haciendo que nos encorvemos hacia la tierra / cuando deberíamos estar buscando nuestro lugar en el cielo».

Ajmátova y Tsvetáieva, El canto y la ceniza

AJMÁTOVA Y TSVETÁIEVA
El canto y la ceniza
Antología poética
Selección y traducción de Monika Zgustova y Olvido García Valdés
Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2018 (2005). 270 pág. 16,9 € 

«Puede una pena así mover montañas / y detener la corriente de un gran río, / pero no puede quebrar con su fuerza los cerrojos / que nos separan de las celdas y los presos / llenos de angustia mortal».

Itziar Mínguez, Idea intuitiva de un cuerpo geométrico

ITZIAR MÍNGUEZ
Idea intuitiva de un cuerpo geométrico
La única puerta a la izquierda, Sestao, 2018

«Ven. // Quiero estar sola / y necesito un testigo».

Lorenzo Oliván, Para una teoría de las distancias

LORENZO OLIVÁN
Para una teoría de las distancias
Tusquets, Barcelona, 2018. 128 pág., 13€

«Y todo cabe en ti / que en ti no cabes». Lorenzo Oliván (Castro Urdiales, 1968) ha convertido el mirar en el centro de su poesía. Visiones y revisiones, Único Norte, Puntos de fuga o Nocturno casi son títulos de poemarios suyos anteriores, elocuentes todos.

Boris A. Novak, El jardinero del silencio y otros poemas

BORIS A. NOVAK
El jardinero del silencio y otros poemas
Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2018. 234 pág., 20€
Selección, prólogo, Laura Retovs, traducción Laura Retovs y Sánchez Robayna


«Contra la lejanía que nos cubre / sin cesar, poseemos las palabras / frágiles, destructoras de fronteras».

Basilio Sánchez, Esperando las noticias del agua

BASILIO SÁNCHEZ
Esperando las noticias del agua
Pre-Textos, Valencia, 2018, 66 pág. 12€

«¿Cómo reconocer, / inmersos en el tráfago / de nuestras percepciones, / los pequeños instantes que nos salvan, / los acontecimientos / que nos vuelven distintos para siempre?».

Verónica Aranda, Dibujar una Isla

VERÓNICA ARANDA
Dibujar una Isla
Reino de Cordelia, Madrid, 2017. 124 pág., 9,95€

«¿Dónde empieza la piel / y dónde acaba el agua?».

José Antonio Fernández Sánchez, Di luz

JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ SÁNCHEZ
Di luz
Ayuntamiento de Espiel, Córdoba, 2018

«Tu te ves ahí, sentado en una silla, / con hoja y lápiz en la mano, solo / ante la inmensidad del pensamiento».

Sandra Sánchez, Una manzana en la nevera

SANDRA SÁNCHEZ
Una manzana en la nevera
Piediciones, Guadalajara, 2017


«Las metas siempre tienden a infinito. // En la orilla del mar, / la perpetua cadencia de las olas / no se dará jamás por satisfecha».

Andrés Trapiello, Y

ANDRÉS TRAPIELLO
Y
Pre-Textos, Valencia, 2018

«Estos versos que escribo se parecen / a otros que se escribieron / desde el origen mismo de los tiempos, / como vuelan los pájaros y cantan / para nadie y su estirpe».

Marcos Tramón, De mis soledades vengo

MARCOS TRAMÓN
De mis soledades vengo
Renacimiento, Sevilla, 2018, 169 pág. 17,90€

«Vivir al fin y al cabo; vivir y que no duela» es la consigna que recorre los cuatro libros de Marcos Tramón (Oviedo, 1971) reunidos en un solo volumen bajo el título de De mis soledades vengo.

Juan Lamillar, Extraña geografía

JUAN LAMILLAR
Extraña geografía
Pre-textos, Valencia, 2017. 76 pág, 15€

«Y  certifico que la vida está aquí, / en la melancolía de unas páginas que he buscado y disfruto, / entre la soledad de este tiempo ganado a la impostura».

Pilar Blanco Díaz, Vigía de tu paso

PILAR BLANCO DÍAZ
Vigía de tu paso
Chamán, Albacete, 2018, 112 pág. 12€
«Todo es hoy y avanza hacia sí mismo. / No existe explicación para «el dolor de ser / o la muerte que acecha tras el ser, / ni pregunta siquiera / (¿a quién hacerla?)».

Mario Míguez, Difícil es el alba

MARIO MÍGUEZ
Difícil es el alba
Renacimiento, Sevilla, 2018, 184 pág., 11,90€

«A pesar de lo mucho que nos duela / es siempre saludable el desengaño / y nunca debería entristecernos: / ¿ver más claro no es fuente de alegría?»

Josep Maria Nogueras, Avanzar

JOSEP MARIA NOGUERAS
Avanzar
La isla de Siltolá, Sevilla, 2017

«La mano del futuro / nada podrá quitarnos». Josep Maria Nogueras (Alguaire, Lleida, 1969) ha instalado su poesía en el presente, en los momentos en que tomamos conciencia de que estamos aquí y ahora: «Al fin lo has comprendido: / no existe el tiempo, sólo es un engaño / que el hombre concibió para afligirse / entre vanas preguntas / y dudas que ensombrecen su mirada».

Luis Alberto de Cuenca, Bloc de otoño

Foto: Sergio Enríquez-Nistal
LUIS ALBERTO DE CUENCA
Bloc de otoño
Visor, Madrid, 2018, 176 pág, 20€
Cada vez más Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950) concibe sus poemarios como diarios de su mundo emocional. De hecho, dispone los poemas «por orden cronológico, no temático, en la creencia de que es el curso de la vida lo que constituye el único argumento de un libro de poemas».

Ben Clark, la policía celeste

BEN CLARK
La policía celeste
Visor, Madrid, 2018. 68 pág. 12 €

«Igual que el polvo cósmico se junta / y baila hasta formar un centro, yo / he construido todo mi universo / alrededor del día en que llegaste».

Nicanor Parra, El último apaga la luz

NICANOR PARRA
El último apaga la luz
Lumen, Barcelona, 2017

«Que para qué demonios escribo? / Para que me respeten y me quieran / Para cumplir con dios y con el diablo / Para dejar constancia de todo. // Para llorar y reír a la vez / En verdad en verdad / No sé para qué demonios escribo: / Supongamos que escribo por envidia».

Javier Lorenzo Candel, Apártate del sol

JAVIER LORENZO CANDEL
Apártate del sol
Siltolá Poesía, Sevilla, 2018, 69 pág. 12 euros.
«Ya llega la vejez a estas mis cosas, Ya me acompaña siempre». Aunque quizá pueda parecernos pronto, Javier Lorenzo (Albacete, 1967) siente que ha llegado a la edad de recapitular y sus versos se debaten entre la nostalgia de lo que fue y el proceso de despojamiento que nunca ya va a detenerse.

Nacho Montoto, La orquesta revolucionaria

NACHO MONTOTO
La orquesta revolucionaria
Espasa, Barcelona, 2018. 94 pág. 12,90€

«Lo bello de morir: haber vivido. Es tarde para alzar la vista (…) La gravedad nos convirtió en manzanas».

Antonio Praena, Historia de un alma

ANTONIO PRAENA
Historia de un alma
Visor, Madrid, 2017
«¿Te has creído este libro? / ¿Existe el personaje que aquí escribe?». Antonio Praena (Purullena, Granada, 1973) ha escrito un poemario lleno de trampas que empiezan en la propia biografía:

Eloy Sánchez Rosillo, Las cosas como fueron

ELOY SÁNCHEZ ROSILLO
Las cosas como fueron
Tusquets, Barcelona, 2018.756 pág.
«Sé muy bien / que no fui yo quien hizo los poemas / que en mis libros figuran. Fueron ellos / los que a mí me crearon, los que han ido / poco a poco tejiendo el nombre que me nombra, / la identidad que tengo».

Ana Martínez Castillo, La danza de la vieja

ANA MARTÍNEZ CASTILLO
La danza de la vieja
La isla de Siltolá, Sevilla, 2017. 64 pág. 10€
«Para que merezca la pena / morir de puro cotidianos», Ana Martínez Castillo (Albacete, 1978) rebusca en los silencios, en los rincones, en las arañas que tejen ocultas a la luz de la lámpara.

Javier Lostalé, Cielo

Foto: Javier López Iglesias
JAVIER LOSTALÉ
Cielo
Vandalia, Sevilla, 2018. 92 pág., 11,9€
Javier Lostalé (Madrid, 1942) culmina su ascensión, evidenciada en los títulos de sus poemarios, con este último que se llama Cielo: «Como en el mar, / la línea de tu horizonte / se confunde con el cielo / de quien ya no está».

Benítez Ariza, Arabesco

JOSÉ MANUEL BENÍTEZ ARIZA
Arabesco
Pre-Textos, Valencia, 2018. 91 pág. 
«Mis sentidos me dicen cuanto sé de este instante. / Y, sin embargo, hay cosas de este instante / que escapan a la estricta división / del mundo en cinco esferas».

Dionisia García, Atardece despacio

DIONISIA GARCÍA
Atardece despacio
Renacimiento, Sevilla, 2017. 658 pág.
«Que la pasión no cese, / y los días oscuros / sean preludio fiel / de los comienzos nuevos». La escritura de Dionisia García (Fuente Álamo, 1929) se ha ido acelerando en los últimos años, sin perder la serenidad de la observadora que recapitula.

Mesa Toré, Exceso de buen tiempo

JUAN ANTONIO MESA TORÉ
Exceso de buen tiempo
Visor, Madrid, 2017. 154 pág. 12€
Francisco Fortuny, en la contraportada de Exceso de buen tiempo, nos revela que el libro tiene una estructura autobiográfica y lineal en el tiempo, que las anécdotas que dan pie a los poemas son jalones sucesivos en la vida del autor.

Gracia Aguilar, Libérame dómine

GRACIA AGUILAR ALMENDROS
Libérame domine
Pre-textos, Valencia, 2017. 58 pág., 12€
«Hay un olor / a criatura palpitante, / a la siesta de algunos niños, / a sudor y a frutos salvajes, / que al fin viene de mí».

Fermín Herrero, Fuera de encuadre


FERMÍN HERRERO
Fuera de encuadre
Reino de Cordelia, Madrid, 2017. 126 pág. 9,95€
Fermín Herrero (Ausejo de la Sierra, Soria, 1963) ha destacado por escribir una poesía muy personal, vinculada a la cultura del campo. También por su estilo abrupto, que parece mostrarnos las cosas y escamotearlas a la vez.

Joan Margarit, Un asombroso invierno

JOAN MARGARIT
Un asombroso invierno
Visor, Madrid, 2017. 102 pág, 18€
«Nunca, sin el dolor, / podríamos haber amado así». Joan Margarit (Sanahuja, 1938) es elocuente reflexionando sobre poesía. No en vano ha sido profesor universitario de Cálculo de Estructuras y habrá tenido que afinar mucho.

Jesús Bernal, Las horas negras

JESÚS BERNAL
Las horas negras
Isla de Siltolá, Sevilla, 2017. 55 pág., 10 €
La poesía viene del canto, que no siempre refleja la alegría. De hecho, el canto viene a su vez de la oración, que suele pedir algo que no se tiene. Jesús Bernal (Elche, 1976) ha volcado en un poemario, Las horas negras, la pérdida de su madre.

José Antonio Fernández Sánchez, Mineral y luz

JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ SÁNCHEZ
Mineral y luz
Rialp, Madrid, 2017, 48pp., 9€
Vivimos en la complejidad, en el ruido, en las pantallas, en la saturación. Parece que lo sencillo nos huye. Por eso a veces nos sorprenden tanto las cosas sencillas, como si volviéramos a descubrir que existen. Eso nos pasa con Mineral y luz,

Las diez reseñas más leídas en 2017

Acaba el año y es saludable hacer balance. Es el momento de mostrar la lista de los diez libros más vendidos o los diez libros más leídos.

Izet Sarajlic, Después de mil balas

IZET SARAJLIC
Después de mil balas
Prólogo de Erri De Luca
Traducción de Fernando Valverde y Branislava Vinaver
Seix Barral, Barcelona, 2017. 174 pág., 15€
«Excepto la muerte / ya me ha sucedido todo», escribió Izet Sarajlic (Bosnia, 1930), antes de que le sucediera también la muerte en Sarajevo (2002).

Luis García Montero, A puerta cerrada

LUIS GARCÍA MONTERO
A puerta cerrada
Visor, Madrid, 2017. 113 pág., 18 €
Luis García Montero (Granada, 1958) se ha encerrado en los versos para salvar del infierno su yo y sus circunstancias.

Antonio Rodríguez Jiménez, Estado líquido

ANTONIO RODRÍGUEZ JIMÉNEZ
Estado líquido
Isla de Siltolá, Sevilla, 2017. 63 páginas, 10€
Antonio Rodríguez Jiménez (Albacete, 1978) es un poeta con conciencia. No se limita a glosar la belleza de la vida, a electrizar con emociones. El mundo en el que vive no le gusta y lo denuncia en su escritura.

Unamuno, Juan Ramón y otros, Tu sangre en mis venas

Enrique García Máiquez
VARIOS AUTORES
Tu sangre en mis venas (poemas al padre)
Enrique García-Máiquez (prologuista y antólogo)
Renacimiento, Sevilla, 2017.
277 páginas. 11,90€
«Mi padre vuelve a echarse en el nicho, con sus ojos azules, y se vuelve a morir contento». Era Juan Ramón Jiménez refiriéndose a su progenitor.

Pérez Azaustre, Poemas para ser leídos en un centro comercial

JOAQUÍN PÉREZ AZAUSTRE
Poemas para ser leídos en un centro comercial
Vandalia, Sevilla, 2017
La mayor parte de los poetas tienen la sensación de que escriben poemas, que se van acumulando hasta formar un libro. Hay otros, en cambio, que reconocen escribir directamente libros, que naturalmente conciben con antelación. Por así decirlo, la idea llega antes que los poemas. Joaquín Pérez Azaustre (Córdoba, 1976) está a mitad de camino: 

Miguel Ángel Velasco, Pólvora en el sueño

MIGUEL ÁNGEL VELASCO
Pólvora en el sueño
Edición de Alfredo Rodríguez
Chamán Ediciones, Albacete, 2017
Miguel Ángel Velasco (Palma de Mallorca, 1963-2010) ha sido uno de los poetas españoles más originales de las últimas décadas.

Adam Zagajewski, Asimetría

ADAM ZAGAJEWSKI
Asimetría
Traducción de Xavier Farré
Acantilado, Barcelona, 2017
Mi primo Hannes «se reía de mí, decía que era un necrófilo, / un cementeriófilo literario». Este fugaz retrato de Adam Zagajewski encaja con el contenido de su último poemario publicado en España hasta la fecha, Asimetría.

Gunnar Ekelöf, Partitura

GUNNAR EKELÖF
Partitura
Edición bilingüe. Traducción de Francisco J. Uriz
Fundación Ortega Muñoz, Badajoz, 2017
En 1958, Gunnar Ekelöf entró en la Academia Sueca, la que decide los Nobel de Literatura. Dos años después firmó su obra cumbre, la trilogía Diván, referencia obligada de la poesía sueca del siglo XX. Apenas ocho años más tarde murió de cáncer.