Karmelo C. Iribarren, San Sebastián blues

KARMELO IRIBARREN
San Sebastián blues
Papeles Mínimos, Madrid, 2020

«He recorrido esta ciudad / de punta a punta / casi todos los días / durante más de treinta años / (…) Yo formé parte de aquello. / Eso ya nadie me lo puede arrebatar».
Quien ha leído a Karmelo Iribarren sabe que sus poemas tienen como trasfondo, raras veces citado, la ciudad de San Sebastián, en la que nació en 1959, y por la que siguen paseando y observando el poeta y el personaje. No se sabe dónde empieza uno y acaba el otro, cada vez más confundidos, pero el lector se familiariza enseguida con la voz del tipo huraño y ocioso que observa a la gente mimetizado con las sombras: «hace tiempo que decidí quedarme al margen / de un tráfago de gentes y de ideas / que no me dicen nada, / en las que no me reconozco. / Con esa compañía, mejor solo». Y no obstante, ese fingido desapego es solo una pose, porque vemos cómo la voz se identifica con personajes secundarios que por un momento adquieren condición de antihéroes. Iribarren disfraza la compasión que siente por ellos con un toque de ironía o de humor, pero los salva. Todo dentro del entorno urbano que recorre cada día en autobús o caminando, bajo la casi omnipresente lluvia, inmerso a la vez en los recuerdos, en sus observaciones presentes y en un futuro que quién sabe si se parecerá a la ciudad cubierta de nieve: «me imagino así / el final de los tiempos». Cada poema es una historia completa esbozada en unos pocos versos que parecen mágicos de tanto como dan de sí. Y ocurre, como en la Rayuela de Cortázar, que cambiándoles el orden, cambia también nuestra percepción, como si viniéramos a la ciudad desde el mar en vez de venir del interior. Así, la San Sebastián de este nuevo libro es la misma ciudad, sin embargo las nubes son otras y eso consigue que nuestra perspectiva cambie. Aunque solo se añadan tres poemas estrictamente nuevos. Es el homenaje que ha querido rendirle Iribarren a la escenografía de su vida, si bien asegura que le hubiera gustado que saliera más el mar. «Últimamente / -sobre todo / las noches de lluvia- // fantaseo / con irme / a vivir / a otra ciudad. // Pero no se me ocurre ninguna».

FANTASÍAS

Últimamente
-sobre todo
las noches de lluvia-

fantaseo
con irme
a vivir
a otra ciudad.

Pero no se me ocurre ninguna

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes expresar tu opinión sobre este artículo