Fracturas, de Rubén Martín

RUBÉN MARTÍN
Fracturas
Nausícaä, Murcia, 2016

Rubén Martín (Albacete, 1980) mantiene una contemplativa complicidad con las cosas, con los objetos inertes que le rodean y le devuelven reflejado su estado de ánimo.
La aceptación está en la hoja que se mece mientras cae, la inminencia de la vida está en el silencio con que el aire aguarda a que algo «lo reviente en añicos», ya sea una palabra o un pájaro entrevisto. El poeta es un observador al que le cuesta distinguir «entre las cosas vivas / y el recuerdo vivido», pero que se conoce a sí mismo a través de la contemplación, utilizando la poesía como enlace. Cuando viaja, siente que su mirada encarna la mirada de los objetos que no pueden mirar: «soy los ojos del tren». En Fracturas, su última entrega hasta la fecha, la mirada de Martín busca en las cosas la fuerza que necesita para aceptar la muerte de lo cercano. La dedicatoria a su perra Roma es un guiño sincero, «porque a vivir se juega muriendo muchas veces, / sin compasión ni estoque / pero con artificios, / antes del fin del juego». Un farol quebrado, la noche y sobre todo el frío de la pérdida componen el panorama del que solo se puede salir hacia adelante, escribiendo: «pienso en el hijo azul que desconozco, / pienso en el cuerpo a medias que olvidó, / y entro entonces al frío como entraba Quiroga,/ como entraba Pavese o Paul Celan…». Le acompañamos estremecidos hasta «el lugar que se hace extraño, / incluso para mí». Pero en su viaje hay estaciones, lecturas y alguna fotografía de París, que ahonda en la extrañeza: «la tarde era una historia que merece contarse / y, sin embargo, apenas la recuerdo». Una vez más son los objetos, las piedras, las plantas, los que vienen al rescate, como La encina roja que visitaba con su padre: «Quise parar el tiempo bajo la encina roja / de mi niñez, recolectar los frutos / que el aire de noviembre había sacudido / hasta darlos al suelo». Como sus libros anteriores Contemplación (Fundación Siglo Futuro-Caja de Guadalajara, 2009), El minuto interior (Adonáis y Ojo Crítico, 2010) y El mirador de piedra (Hermanos Argensola, 2012), Fracturas también ve la luz tras ganar un premio literario, el de la revista Barcarola.

No hay comentarios: