Seek to know no more












JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ
Seek to know no more
Renacimiento, Sevilla, 2016

«Qué sensación / de usar el tiempo bien, de que pasa / lentamente, con sentido, qué bocanada / de vida». Nos enreda José María Álvarez (Cartagena, 1942) hilvanando un poema con otro hasta conformar una conversación consigo mismo o con alguien muy cómplice.
No se trata de un poema único como Sgnifying nothing (1989), pero juega a crear sensación de unidad, y la intensifica colocando citas ajenas en mayúscula, a modo de títulos, que luego no tienen una relación directa con el poema que encabezan, sino que están puestas al azar, y encima aparecen con un comentario añadido, lo que desorienta más todavía. Juega a que lo sigamos hasta el centro de su laberinto personal y es fácil. Este de las citas es un juego de siempre en Álvarez. Y también los temas: la celebración de una hora, de un atardecer o de una luna con mayúsculas, de ciertos libros disfrutados en solitario o en compañía, la admiración de la juventud y la belleza femenina, la recreación de un episodio de la historia al estilo de su admirado Cavafis. Todo ese mundo decadente y exquisito que sin embargo sabe contar como nadie. Invita al lector, al frère, al semblable, a la manera de Baudelaire, pasado por Gil de Biedma: «Pasea conmigo. Caminemos / dejando que nos penetre esta belleza, / que haga lo que quiera con nosotros». Y luego se deja llevar por su dominio del ritmo. A veces el poema es un delirio terrible y hermoso, como el número V, a veces es una tontería prescindible como el que se limita a decir: «Dijo Dios “Haya luz”, y hubo luz». En ocasiones parece que ni se esfuerza en acabarlos, pero hay verdad envolvente en ese desorden, en una diatriba contra Savonarola, en una queja impostada por lo mal que funciona el mundo, en un elogio del desprecio con que responde una joven a su mirada, o un canto a las campanadas y los recuerdos que despiertan. Acaba con una despedida crepuscular que cierra el círculo del poemario donde lo empezó, con Hölderlin pasado por Spender: «Qué extraño / que al atardecer / cuando las sombras se alargan como heno cortado / me regocije en mi locura y mi espíritu cante / ardiendo intensamente en el centro de un firmamento frío.»

No hay comentarios: