El Consorcio de la Sierra se presenta en un libro


Colaboran más de cincuenta artistas, de distintas disciplinas


Los Ayuntamientos de Albacete y Chinchilla comparten desde el siglo XVIII un terreno de 3.500 hectáreas. En los años noventa del pasado siglo crearon un Consorcio para gestionarlo mejor. Es el Consorcio de la Sierra Procomunal de Albacete y Chinchilla. El miércoles 20 de mayo, a las 19 horas, se presenta en Librería Popular un libro donde se explica la historia del Consorcio, qué es y cómo funciona.
Pero esa es solo una de las tres partes en las que está dividido el libro. También es el relato de un encuentro entre escritores de haikus, dibujantes, fotógrafos y músicos, con la Sierra del Consorcio como telón de fondo. Y a la vez el libro es el contenido de las obras multifacéticas que crearon en esa jornada de convivencia.
En la presentación intervendrán algunos de los artistas que han colaborado en el libro: los poetas Ángel Aguilar y Toñi Verdejo, el fotógrafo Paco Cebrián y Arturo Tendero que, además de escritor es consejero del Consorcio. Por supuesto, también sonará la música del disco de Aure Ortega, compuesto en exclusiva para la Sierra del Consorcio y que viene unido a cada ejemplar. Los libros se distribuyen en la misma Librería Popular a cambio de un donativo destinado a una obra social.
El contenido es tan variado como especial. Desde la música de Aure Ortega, autor que ha escrito música para documentales de la BBC y que ha ultimado la parte sonora del musical El Libro de la Selva, hasta un puñado de haikus escritos por alumnos del colegio Alcalde Galindo de Chinchilla, pasando por obras de la Asociación Gente del Haiku de Albacete, fotografías de los alumnos de la Universidad Popular de Albacete y un dibujo y un haiku de Pilar Belmonte, la flamante autora de los rosetones de la catedral de Albacete y la Iglesia de Santa María del Salvador de Chinchilla. Todo eso, entre otras cosas. Porque también suena una de las flautas japonesas de Ionut y colabora Matsúo Bashó. Contarlo todo sería quedarse corto Hay que verlo, oírlo y tocarlo.

No hay comentarios: